BMW 440i Cabrio M Sport: El cielo como acompañante

BMW 440i Cabrio M Sport: El cielo como acompañante

Por Roberto Nemec Los descapotables tienen un encanto especial y los que los prefieren en Argentina tienen ahora la oportunidad de gozar de los 326

Por Roberto Nemec

Los descapotables tienen un encanto especial y los que los prefieren en Argentina tienen ahora la oportunidad de gozar de los 326 CV y el paquete deportivo M, de la nueva generación.

Hace cuatro años BMW dio a conocer al mercado el Convertible 440, basado en la plataforma de la Serie 3, ya que la casa de Munich designa a sus autos de cielo abierto con la cifra inicial de número par, en contraposición a los impares de sus autos de techo duro. El modelo actual de este, corresponde a la segunda generación, la que fue presentada en el mercado local a mediados del año pasado. La unidad que probamos, está inserta en el tercio superior del catálogo, en cuanto a potencia, prestaciones y equipamiento. La gama se completa con el Coupé, el M4 y el Grand Coupé.

La limpieza de los trazos de su exterior muy atractivo combina elegancia y dinamismo, con un frente de adusta “mirada” anticipa rabiosos desempeños. El BMW 440 es un deportivo cabal, pero totalmente apto para el uso cotidiano, al que su configuración agrega el encanto de convertirlo, cuando la temperie lo permite, en una fuente de satisfacción al brindar esa inefable sensación que convierte al cielo en su plafón, con el plus de oír más nítidamente la música que proviene del motor, no tan audible con el techo plegado, merced a una excelente insonorización. Para que el uso del auto con el techo abierto no se limite a los días de calor, este Serie 4 dispone de un sistema de calefacción a la altura de la nuca. Además, cuando circula descapotado, el climatizador regula automáticamente la temperatura del auto en función de la temperatura exterior y la velocidad a la que se mueve el vehículo.

Puertas adentro, y como es lógico, se percibe inmediatamente la comodidad que brinda a los dos ocupantes con plazas que no discriminan por su equipamiento entre conductor y acompañante. La posición de manejo es de lo mejor. Las butacas deportivas con regulación eléctrica que incluye también el ajuste de los pétalos laterales, para lograr que el torso no se mueva lateralmente aún ante los virajes más violentos. Al igual que el volante, los asientos con calefaccionables. En contrapartida el sector trasero es sólo para dos ocupantes, que dispondrán de un espacio muy limitado, por lo que quita el guarda techo, que también reduce la capacidad del baúl de los razonables 370 litros, a sólo 220 cuando aloja a su “huésped”. Por supuesto, a nadie que quiera tener un BMW como este, le importará demasiado el tema… La visibilidad a través de la luneta es bastante limitada, pero se compensa, en parte, con la eficiente cámara de marcha atrás y los sensores de estacionamiento, también presentes en el paragolpes delantero.

Los Serie 4 Cabrio se importan a nuestro país con una única motorización, un naftero de seis cilindros en línea y tres litros de cilindrada, con inyección directa y turbo y potencia máxima de 326 CV a 5.500 rpm. El comando de las válvulas es por cadena. Está asociado a una caja automática de ocho velocidades y tracción trasera. En las pruebas establecimos una velocidad de punta de 251,3 km/h, mientras que para acelerar de 0 a 100 km/h necesitó sólo 5,3 segundos. En elasticidad también sorprende con menos de 3,2 segundos para trepar desde los 80 a los 120 km/h.
El motor se caracteriza por el bajo nivel de consumo. En parte, gracias a una serie de medidas englobadas en la filosofía EfficientDynamics, que utiliza recursos tales como, recuperación de la energía de frenado, dirección asistida electromecánica, función Auto Start-Stop y neumáticos de menor resistencia en el rodaje. Además, su coeficiente aerodinámico es un apropiado Cx 0,30.

La caja de ocho marchas con convertidor de par acompaña con un excelente comportamiento, tanto en el modo automático como en el que las levas del volante obedecen las órdenes del conductor, incluso cuando se las exige en rápidos rebajes. Todos estos elementos mencionados colaboran para que el consumo sea razonable, a pesar de la potencia. En ciudad la cifra obtenida fue de 8,8 km/l, en tanto, en ruta, a 90 km/h y 120 km/h constantes, los resultados fueron de 17,7 y 11,8 km/l, respectivamente. El auto está calzado con neumáticos 255/35-19 y dispone de cuatro discos ventilados para frenar en 38 metros, viniendo a 100 Km/hora.

En cuanto a su comportamiento dinámico, el 440 es absolutamente impecable, especialmente en el desempeño rutero, que es donde más se siente a sus anchas y donde el conductor más lo valora. En los virajes a alta o media velocidad, ni siquiera se notan inclinaciones de la carrocería; en el tránsito urbano, seleccionando el modo correspondiente, los amortiguadores pierden la dureza necesaria para la ruta y se gana en confort de marcha.

El equipamiento de confort ofrece una dotación completísima: sistema de Start&Stop del motor, Head-up Display (que proyecta datos básicos en el parabrisas), tapizados y grip del volante en cuero, climatizador bi-zona, memoria para posición de ambas butacas, sensores de estacionamiento adelante y atrás, barra de dirección regulable en altura y profundidad, audio con reproductor de CDs, computadora, Bluetooth, conexión USB, limitador de velocidad, navegador satelital, porta mapas en puertas, guantera refrigerada, etc, etc.

En materia de seguridad, dispone de una completa dotación. Los ítems más destacados son el Active Protection, que monitorea los niveles de concentración del conductor y el Driving Assistant, que advierte sobre riesgos de impactos o de atropellar a un peatón. También cuenta con airbags para el conductor y acompañante, airbags laterales delanteros, airbags de cabeza adelante y atrás, sensores de impactos e indicador de pinchaduras. Oculta en la parte posterior se encuentra una barra antivuelco que consta de dos elementos de aluminio macizo que se activan en menos de 200 milésimas de segundo si el vehículo estuviera a punto de volcar. Cuenta asimismo con el sistema que se conoce como Full led, para el encendido y apagado automático de las luces altas en función al tránsito.

Este 440 Convertible Grand Coupé cuesta aquí 116.900 dólares, un precio casi tan exclusivo como esta variante, que por el momento no tiene competidores directos. Y una buena noticia para los que usen la garantía, que también era de tres años, pero ahora se extiende al doble de kilometraje de lo anterior, es decir, 200.000 kilómetros.

COMMENTS